Cintia Refojo

Divulgación “Low Cost”

In Divulgación on septiembre 17, 2012 at 8:28 pm

Estos días se celebra el Campus Gutenberg, un evento muy interesante dedicado a la comunicación  y la cultura científica. El año pasado saqué algunas buenas ideas de este evento y, aunque este año no he podido asistir, he tratado de seguir algunas de las mesas redondas a través de streaming. Se trata de una buena y necesaria iniciativa.

Durante la tarde de hoy ha tenido lugar un debate titulado “Divulgación low cost para tiempos de crisis”. Antes de nada, me gustaría aclarar que entiendo el objetivo del debate, buscar nuevas fórmulas de divulgación a través de la colaboración y la creatividad ante la falta de medios es, sin duda alguna, una buena idea. Pero no puedo evitar sentir algo de pánico cuando leo en el programa aquello de “Divulgación Low Cost” como una especie de resignación necesaria, en un evento dedicado a la comunicación científica, organizado por y para comunicadores de ciencia. Porque este no es un problema nuevo, no es solo la crisis, la divulgación parece obligada a no consumir recursos.

Todos los que trabajan en divulgación científica han tenido que hacer en algún momento de su vida malabarismos económicos para tratar de desarrollar una actividad con un dinero más bien escaso. Pero hacer divulgación tiene un objetivo y, aunque afortunadamente existen numerosas y creativas maneras para tratar de lograrlo, la divulgación tiene un coste. No quiero que se me mal interprete, la divulgación no tiene que ser cara, pero la divulgación tampoco tiene que ser gratis. ¿Recibiría el Museo del Prado el mismo número de visitantes si en lugar de su valiosa colección de pinturas albergase fotocopias?

Cada vez más, parece darse por hecho que todas las organizaciones deben divulgar, pero sin invertir en ello.  No se puede apostar por la divulgación sin implicarse en ella. Una institución no está apostando por la divulgación cuando no solo no invierte recursos, sino que su concepto de promover la ciencia implica alquilar un stand para que bien intencionados divulgadores hagan su trabajo en una Feria de la Ciencia pagando por ello. No se apuesta por la ciencia, ni se ayuda a su conocimiento, cuando no importa el qué, cómo, o por qué se haga, sino simplemente, que se haga gratis.

Las encuestas no paran de alarmarnos sobre la ausencia de cultura científica en nuestra sociedad y los problemas derivados de la misma. De eso se trata. Eso es para lo que sirve la divulgación. Y en función de la importancia que demos a este problema entenderemos la importancia de dedicar tiempo, profesionales y dinero a la divulgación científica. Resulta un tanto complejo explicarle a la sociedad la importancia de invertir tiempo y dinero en investigación científica si puedes realizar el mismo proceso en cinco minutos con un trozo de cartulina y un par de clips.

Nos cuesta entender la educación low cost o la sanidad low cost y a ninguno nos gustaría que en lugar de un cirujano, fuese un estudiante de veterinaria el que nos operase con un palillo.  Tampoco entendemos que la educación se haga sin medios, sin materiales y sin profesionales. Estas cosas nos parecen temas importantes. Todos creemos en una eficaz gestión de los recursos, pero no resultaría serio para ningún científico plantear los objetivos de su investigación únicamente en términos económicos – te voy a dar cien euros y ya tú te apañas para encontrar una vacuna contra la malaria – .

Es fundamental gestionar bien los recursos, colaborar, priorizar y planificar. Ante esta falta de medios, debemos tratar de no perder el objetivo. Es maravillosa la puesta en marcha de cualquier museo dedicado a la ciencia, pero resulta enormemente triste que se convierta en un fósil en sí mismo, cerrado a los visitantes porque no puede ofrecer un valor añadido al edificio a través de actividades, información o contenidos.

Tenemos una enorme suerte y, cada vez más, los propios científicos se están implicando en la divulgación. Cada vez más están dispuestos a participar en todo tipo de actividades dedicadas a ello. Un gran número de estudiantes consideran la divulgación una parte importante de su tiempo. ¿Los ayudamos a formarse en comunicación?, ¿se premia su interés?, ¿se utiliza esa gran motivación para diseñar actividades qué cumplan el objetivo perseguido?, más bien se usan como publicidad gratuita de apuesta por la ciencia.

Totalmente a favor de la colaboración, la creatividad, la racionalización de los recursos y fomentar la valiosa participación de todos en la divulgación. Pero nunca debemos olvidar el objetivo. Estos días los medios nos alarman sobre los últimos incidentes aéreos protagonizados por una compañía low cost y la importancia de prevenir una catástrofe. No dejemos que la divulgación científica se estrelle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

MediaMusea

Museos, patrimonio cultural y tecnología

Laboratorio para Sapiens

Un espacio creado por ROSA M. TRISTÁN para investigar y profundizar en el trabajo y la vida de aquellos seres humanos que aportan sabiduría en este pequeño y maltratado planeta azul

Feedback Ciencia

Retroalimentación científica y cultural

Elena COMUNICAndo

Comunicación científica

Comunicación científica

e-ciencia.com

Blog sobre ciencia

A %d blogueros les gusta esto: